Nuestra profesión

¿Qué es el trabajo social?

Una de las pioneras del trabajo social y considerada como la madre de este fue Mary Richmond, ella definió el trabajo social de casos como “el conjunto de métodos que desarrollan la personalidad, reajustando consciente e individualmente al hombre a su medio social” (Richmond 1962: 67).

A lo largo de la trayectoria de la profesión se han hecho muchas definiciones sobre el trabajo social, una de las más recientes ha sido elaborada por El Comité Ejecutivo de la Federación internacional de Trabajadores Sociales y la Junta de la Asociación Internacional de Escuelas de Trabajo Social, presentaron a los miembros de ambas organizaciones en sus respectivas Asamblea/Junta la definición global de Trabajo social consensuada en Melbourne en julio de 2014.

Esta nueva definición puso de relieve el compromiso de la profesión con la justicia social y los derechos humanos, y ha actuado como un impulso para muchos trabajadores sociales.  Por ello, con esta nueva definición se ha intentado adaptarla a la situación actual del Trabajo Social en el mundo, así como ampliarla a nivel nacional y/o regional.

El trabajo social es una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que promueve el cambio y el desarrollo social, la cohesión social, y el fortalecimiento y la liberación de las personas. Los principios de la justicia social, los derechos humanos, la responsabilidad colectiva y el respeto a la diversidad son fundamentales para el trabajo social. Respaldada por las teorías del trabajo social, las ciencias sociales, las humanidades y los conocimientos indígenas, el trabajo social involucra a las personas y las estructuras para hacer frente a desafíos de la vida y aumentar el bienestar.

Perfil profesional

En la nueva actualización del código deontológico se recoge en el artículo 7 que el Trabajo Social está fundado sobre los valores invisibles y universales de la dignidad humana, la libertad y la igualdad tal y como se contempla en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las Instituciones demográficas y los Estados de Derecho. En ello se basa la actuación profesional, por medio de la aceptación de los siguientes principios.

Principios básicos de dignidad, libertad e igualdad y principios básicos de respeto activo, aceptación de la persona, superación de categorizaciones, ausencia de juicios de valor, individualización, personalización, promoción integral de la persona, igualdad de oportunidades, de derecho, de equidad y de participación, solidaridad, justicia social, reconocimiento de derechos humanos y sociales, autonomía, autodeterminación, responsabilidad y corresponsabilidad, coherencia profesional, colaboración profesional e integridad.

Todo ello con el fin último de contribuir junto con otros profesionales de la acción social a:
la integración social de personas, familias, grupos, organizaciones y comunidades, la constitución de una sociedad cohesionada y el desarrollo de la calidad de vida y del bienestar social.

Funciones

Las funciones a desarrollar por los/as profesionales del Trabajo Social en el ejercicio profesional, tanto por cuenta propia como ajena y que están recogidas en el Libro Blanco, son las siguientes:

1

Función preventiva

Actuación precoz sobre las causas que generan problemáticas individuales y colectivas, derivadas de las relaciones humanas y del entorno social. Elaboración y ejecución de proyectos de intervención para grupos de población en situaciones de riesgo social y de carencia de aplicación de los derechos humanos.

2

Función de atención directa

Responde a la atención de individuos o grupos que presentan, o están en riesgo de presentar problemas de índole social. Su objeto será potenciar el desarrollo de las capacidades y facultades de las personas, para afrontar por sí mismas futuros problemas e integrarse satisfactoriamente en la vida social.

3

Función de planificación

Es la acción de ordenar y conducir un plan de acuerdo con unos objetivos propuestos, contenidos en un programa determinado mediante un proceso de análisis de la realidad y del cálculo de las probables evoluciones de la misma. Esta función se puede desarrollar a dos niveles: microsocial, que comprende el diseño de tratamientos, intervenciones y proyectos sociales y macrosocial, que comprende el diseño de programas y servicios sociales.

4

Función docente

Con el objetivo de impartir enseñanzas teóricas y prácticas de Trabajo Social y de Servicios Sociales, tanto en las propias escuelas universitarias de Trabajo Social, como en otros ámbitos académicos, así como contribuir a la formación teórico-práctica pregrado y posgrado de alumnos/as de Trabajo Social y de otras disciplinas afines. Los diplomados en Trabajo Social/asistentes sociales, son los profesionales idóneos para impartir la docencia en las materias de Trabajo Social y servicios sociales.

5

Función de promoción e inserción social

Se realiza mediante actuaciones encaminadas a restablecer, conservar y mejorar las capacidades, la facultad de autodeterminación y el funcionamiento individual o colectivo. También mediante el diseño y la implementación de las políticas sociales que favorezcan la creación y reajuste de servicios y recursos adecuados a la cobertura de las necesidades sociales.

6

Función de mediación

En la función de mediación el diplomado en Trabajo Social/asistente social actúa como catalizador, posibilitando la unión de las partes implicadas en el conflicto con el fin de posibilitar con su intervención que sean los propios interesados quienes logren la resolución del mismo.

7

Función de supervisión

Proceso dinámico de capacitación mediante el cual, los diplomados en Trabajo Social/asistentes sociales responsables de la ejecución de una parte del programa de un servicio, reciben la ayuda de un profesional del Trabajo Social con la finalidad de aprovechar de la mejor forma posible sus conocimientos y habilidades y perfeccionar sus aptitudes de forma que ejecuten sus tareas profesionales de un modo más eficiente y con mayor satisfacción, tanto para ellos mismos como para el servicio.

8

Función de evaluación

Tiene la finalidad de constatar los resultados obtenidos en las distintas actuaciones, en relación con los objetivos propuestos, teniendo en cuenta técnicas, medios y tiempo empleados. También la de asegurar la dialéctica de la intervención. Indica errores y disfunciones en lo realizado y permite proponer nuevos objetivos y nuevas formas de conseguirlos. Favorece las aportaciones teóricas al trabajo social.

9

Función gerencial

Se desarrolla cuando el trabajador social tiene responsabilidades en la planificación de centros, organización, dirección y control de programas sociales y servicios sociales.

10

Función de investigación

Proceso metodológico de descubrir, describir, interpretar, explicar y valorar una realidad, a través de un trabajo sistematizado de recogida de datos, establecimiento de hipótesis y verificación de las mismas, empleando para ello técnicas profesionales y científicas a fin de contextualizar una adecuada intervención y/o acción social planificada.

11

Función de coordinación

Para determinar mediante la metodología adecuada las actuaciones de un grupo de profesionales, dentro de una misma organización o pertenecientes a diferentes organizaciones, a través de la concertación de medios, técnicas y recursos, a fin de determinar una línea de intervención social y objetivos comunes con relación a un grupo poblacional, comunidad o caso concreto.

La nueva actualización del Código Deontológico de trabajo social ha añadido a la lista, la función de información, la de asistencia y por último la de dirección que se encuentra junto con la de gerencia.

Fuentes

https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/5592/1/ALT_12_05.pdf

http://portal.uned.es/pls/portal/docs/PAGE/UNED_MAIN/LAUNIVERSIDAD/VICERRECTORADOS/ESPACIOEURO/LIBROS%20BLANCOS%20DE%20GRADO/LIBROBLANCO_TRBJSOCIAL_DEF.PDF

https://www.cgtrabajosocial.es/DefinicionTrabajoSocial

Codigo deontologico de trabajo social, tercera edición. (https://www.cgtrabajosocial.es/publicaciones/codigo-deontologico-de-trabajo-social/27/view)